lunes, 28 de febrero de 2011

SAIGON, VIETNAM (segundo día)

Para hoy tenemos una excursión contratada, vamos a los Túneles de Cu Chi, a ver los túneles que construyeron los vietnamitas para esconderse del ejército estadounidense. Construyeron 200 km de galerías, en Cu Chi, hicieron tres niveles y la altura de ellos eran de 1,50 metros y muy estrechos. Es realmente claustrofóbico, lo digo por experiencia propia ya que he entrado en uno de ellos y he tenido que salir rápido porque era demasiado oscuro y como no se veía el final ha sido un poco desesperante. También te enseñan las trampas elaboradas por los vietnamitas, las maneras de despistar al enemigo y de fondo no paramos de oír tiros de escopeta, ametralladoras, etc. ya que en el final del recorrido puedes disparar, parece que la guerra haya estallado. La historia es muy buena porque los vietnamitas fueron muy ingeniosos pero la excursión no me gusta porque es muy “turistada”.



Hemos ido a comer a nuestro sitio de siempre (nos encanta la comida de esta ciudad) y después a recorrer la ciudad, visitando la Catedral de Notre Dame y la Oficina principal de correos.
La ciudad de Saigón está en plena expansión económica, el centro está lleno de boutiques de lujo y se están construyendo edificios de rascacielos impresionantes.
Para rematar el día hemos ido de shopping!! Siiii!! Una tienda con vestidos hippies muy bonitos y con estilo, a 5$ cada uno, perfecto! Una ganga! Era pretty woman a lo vietnamita.

domingo, 27 de febrero de 2011

SAIGON, HO CHI MIN, VIETNAM

Para no perder la costumbre nos levantamos prontito, a las 6.30 estamos en la “recepción” con la mala suerte que el chico nos dice que hemos llegado tarde y el taxi que nos tiene que llevar a la estación de bus se acaba de ir. Perdona? Que hemos llegado tarde? Pero si son las 6.30? Nos dice que era a las 6.20. Es mentira porque lo tenemos apuntado en un papel, escrito por su jefa!
Buenos días Vietnam!
Nada que dice que cojamos una moto-taxi y que la paguemos nosotras, pero este transporte ya lo hemos pagado… paciencia con estos vietnamitas… aix!
Después de discutir un rato nos lo paga él. Nos asigna una moto a cada una y vamos para la estación de bus. Cuando llego le digo “Thank you” a mi motorista y me dirijo al bus, el chico me persigue y me dice que le pague; muy amablemente le digo que se lo va a pagar el hotel, él no se queda convencido pero a mí me da igual y me subo al bus; en menos de tres minutos él se sube al bus reclamándome el dinero, era 1$ no mucho, pero no le pensaba pagar algo que ya había pagado y se lo tenían que dar en el hotel. Al final se ha ido pero a regañadientes.
En un abrir y cerrar de ojos nos hemos plantado en Saigón.
Bajamos del bus tranquilamente, nos acechan 10 moto-taxis, y nosotras tranquilamente cogemos la guía haber donde tenemos que ir, nos lo remiramos… ellos ya desesperados llaman a un policía que se acerca, habla perfectamente inglés y nos echa una mano, el precio de la moto-taxi nos parece demasiado caro y nos lleva a coger el bus número 2 que es el que va nuestra zona. El precio del bus es de 4$ cada una, y el chico que vendía los tiquetes nos quería cobrar 8$ cada una, porque también contaba el bulto de las mochilas… pero haber… que está pasando? Le decimos que no y el chico insiste, y un vietnamita buen hombre se ofrece a pagar él mismo lo que nos falta y entonces el vendedor de tickets ha dicho que no hacía falta.
Hemos caminado un rato para encontrar un sitio para dormir que nos gustara calidad-precio.  Nos alojamos en Hanh Chuong Hotel, en una habitación con aire acondicionado, ventilador, agua caliente (ah! Tenemos bañera) y por el módico precio de 16$ con regateo incluido, ya que como tiene una ventanita valía 18$.
Hemos dado una vuelta buscando un sitio para hacer el lunch y hemos encontrado un restaurante muy mono en el cual he bebido un shake de yogur, aguacate y banana y para comer una hamburguesa vegetariana con setas, queso y tomate a rodajas. Qué bien que he comida! Buenisimoooo!!
Para bajar la comida hemos ido andando hasta el Museo de los Vestigios de la Guerra. De camino al museo nos hemos encontrado con nuestro amigo alemán con la bicicleta! Que gracia! Nos vamos encontrando por todos sitios, el mundo es un pañuelo.
Del Museo de los Vestigios de la Guerra, que contar? Todo el museo está bien documentado fotográficamente sin censura, son las fotografías más fuertes y escandalosas que he visto en la vida.
En la planta baja están todas las manifestaciones que se hicieron en todo el mundo contra la guerra del Vietnam, incluso explicaban que había gente en USA que se había quemado viva en señal de protesta.
La segunda y tercera planta eran fotografías de la guerra, de la pura y dura guerra, hay fotos que se me han quedado marcadas, una de ellas era un señor mayor, tirado en el suelo, no podía andar por que las piernas no le respondían, estaba llorando porque sabía que lo iban a matar, o quien sabe, a lo mejor también lo torturarían. Otras fotos que me han impresionado han sido las de los niños o bebes mutilados, ha sido horroroso, hay cosas con las que no puedo, esta sección la he pasado volando.
Otro factor a tener en cuenta es que el ejército de USA roció con el “agente naranja”, un herbicida para matar toda la selva del país, ocasionando 500.000 muertes humanas y 650.000 personas con dolencias crónicas como malformaciones.
Era necesaria esta guerra? Son necesarias las guerras? Creo que no. Somos MUY afortunados por no haber vivido una guerra en nuestra existencia.
Saliendo de aquí hemos ido a dar un paseo por un mercado, donde casualmente también nos hemos encontrado a nuestro amigo australiano que conocimos en Phu Quoc.
Nos hemos acercado hasta el Saigón River y no tiene nada de especial, pero nos han cautivado dos niños con sus mamis haciendo volar las cometas.
Hemos ido a cenar en el mismo sitio que hemos comido al mediodía, Chi’s Bar, otro batido buenísimo y un bocata de queso con tomate, que bien cambiar un poco los noodles y el arroz. Nos ha acompañado el alemán de la bicicleta que nos lo hemos encontrado paseando por allí.
Anécdota del día: aquí en Saigón es increíble la de tráfico rodado que hay, montones de motos. Para pasar la calle, no hay semáforos, pues hay que tirarse a la piscina, contar hasta tres e ir caminando tranquilamente y despacio dejando que las motos te vayan esquivando.

video
                                                  pasando la calle en Saigón

sábado, 26 de febrero de 2011

CAN THO, VISITA AL DELTA DEL MEKONG

Nos hemos levantado a las 5.00 de la mañana para hacer una excursión de unas 7 horas aproximadamente, nos ha costado 20$ las dos.
Teníamos una barquita un poco roñosita para nosotras dos. Hemos ido bajando el Mekong para encontrarnos con el mercado flotante de fruta, muchas barcas y barquitas comprando, pesando y vendiendo toda clase de frutas, ha sido muy bonito, he sentido el ajetreo diario del mercado. Luego nos han llevado por los canales internos, son preciosos, muchas plantas, las casas de los vietnamitas, los niños jugando con las cometas, etc. la vida diaria de ellos.
Que tendrá el Mekong que enamora?
Por la tarde hemos echo sesión de skype con la familia y luego a ver el museo del pueblo donde habían reproducciones a tamaño natural de como vestían antiguamente.
Paseando cerca de la estatua de Ho Chi Min, y yo que soy una curiosa, veo dos hombre tumbados en la acera y otro poniéndoles como unos envases de vidrio como los del yogur, les pone una llamarada y se lo pone encima de la piel que hace como un especie de vacío. El hombre me ha dicho si quería probar y le he dicho que no, pero no me he podido aguantar y he accedido, me ha puesto dos envases de yogur y.... por Dios que dolor! Ahora tengo dos morados en la espalda.





                                             és para flipar.... es una masaje


                                                gemita y el yogur

TO CAN THO, VIETNAM

Esta mañana nos hemos levantado a las 5.45 de la mañana, para llegar a las 15.00 a cantó, ha sido una odisea, el montón de transportes que hemos tenido que coger, primero un taxi, después un bus, después una barca, después una minivan lanzadera, otro bus y al llegar a Can Tho hemos cogido por taxi-moto, por primera vez.
Miramos el hotel que habíamos pensado que estaría bien y es un poco caro, la relación calidad-precio no nos parece adecuada. Salimos con las mochilas en la espalda y a caminar, pronto nos acecha el jefe de los taxi-moto y nos dice que tiene una hermana que tiene una guesthouse, mmmmm por que me suena a mentira asiática??? Pero vamos con él, que podemos perder? Nos lleva a una guesthouse que vale 6$, tiene baño, agua caliente y Wi-Fi, no está limpio como los chorros pero bueno, lo aceptamos para estar dos noches.
A continuación nos proponemos ir a buscar un sitio para comer, ya con las 16.00 y tenemos que hacer un lunch. Hemos paseado por el mercado, nos equivocamos de dirección, cambiamos y se para un seños con una moto a nuestro lado y… este hombre me suena…. Ah!! Es el señor del primer hotel que hemos ido. Nos quiere vender la excursión para el día siguiente, se lo contratamos y nos hace un papelito para mañana y nos quedamos alucinadas como en el papelito está escrito el número de nuestra habitación… como lo puede saber él? Si no estamos alojadas en el suyo? O esto es una compinchazon total y absoluta o nos ha buscado por los hoteles de la zona… aquí nunca se sabe.
Hemos ido a comer a un sitio que se llama capuccino, hemos comido una pizza!! Mmmmm….. que buena estaba!!
Casualmente hemos visto pasar por la calle a un chico alemán que conocimos en Kratie que estaba 3 meses por laos, Camboya y Vietnam en bicicleta, lo hemos llamado y nos ha acompañado en el lunch.
Al terminar la intención de Eva y mía era ir a ver la estatua de Ho Chi Min que hay en el paseo, per camino hacia allí nos ha parado un chico que estaba sentado en una terraza: “Sou catalanes?”
Hombre un catalán!! Nos hemos quedado con él a tomar algo, este chico está de vacaciones pero está viviendo en China. Más tarde ha pasado por allí nuestro amigo alemán y se ha unido con nosotros.
                                            pizzaaaaaaaaaaaaa!!!!
                                             restaurante nocturno con barbacoa de pescado

jueves, 24 de febrero de 2011

PHÚ QUOC island, VIETNAM

El pedazo de hotel chinolondio donde nos alojamos se llama Ngàn Sao (www.ngansaoresort-phuquoc.com.vn).
Nos hemos levantado muy temprano intoxicadas por el humo del espiral anti-mosquitos.
Gracias a nuestro vecino australiano nos hemos enterado que el desayuno entraba gratis en el precio, que bien, hemos desayunado los tres delante de la playa, un buenísimo crep de chocolate y un te con sweet milk.
Hemos ido a ver a nuestra amiga vietnamita muy simpática Li para alquilarle una moto, pero no tenía ninguna, aún no se la había devuelto y hemos ido a otro sitio, la moto para todo el día nos cuesta 5$. Hemos ido para el pueblo Duong Dong, donde por casualidad hemos visto un puerto y el mercado más concurrido hasta el momento, era un caos de motos, todo el mundo va a comprar en moto, paran delante de la parada, compran y siguen su camino, nosotras hoy hemos pecado, hemos comprado…. Un sombrero vietnamita, para una adaptación clara y rápida al lugar donde estamos.
Posteriormente nos hemos dirigido para el norte, están haciendo muchas carreteras, ya que tienen mucha afluencia de turistas, pero luego nos hemos adentrado dentro de un paraje natural increíble, hemos llegado hasta Mui Ganh Dau, una playa bonita, rodeada de naturaleza y barcos pesqueros, hemos comido aquí, no ha sido para tirar cohetes, pero cuando hay hambre…
Luego hemos ido por otro camino y hemos llegado a Cua Can, una playa de arena blanca y agua transparente, nos hemos relajado un poco para después seguir nuestro camino hacia el hotel y comprar los tickets para mañana, y bañarnos en la playa con la puesta de sol acompañándonos, es perfecto.
PD: tengo que decir que hoy los vietnamitas han sido muy simpáticos y amables con nosotras, nos han ayudado 20 veces. Pienso que a lo mejor no todo son unos "chorizos".
                                                amb la motorino




miércoles, 23 de febrero de 2011

ITINERARIO VIETNAM


Ver mapa más grande

GO TO VIETNAM

Hemos comprado el ticket hasta la frontera (Ha Tien) y después un barco hasta nuestro próximo destino Phu Quoc, el precio ha sido de 18$ cada una. Des de la guest house nos ha llevado una pick up hasta el border, el primero de Camboya muy bien, nos sellan conforme salimos del país y a andar hasta la frontera con Vietnam. Empezamos a tratar con los simpáticos vietnamitas. Nos atiendo un chulito de cara que nos hace pagar a cada uno 1$ porque a él le da la gana y se lo mete en el bolsillo con todo el descaro del mundo, y claro! Niégate y te quedas en la tierra de nadie.
Al llegar al pueblo donde teníamos que coger el barco nos llevan a una agencia de viajes donde nos tienen que canjear el ticket por otro y la muy …. No sé qué nombre decirle nos quería cobrar 7$, pero 7$ de qué?? Si lo tenemos todo pagado! Nada, no le damos ni dólar de mas, estaríamos buenos ir regalando a todo el mundo! Llegamos al muelle y nos tenemos que esperar 3 horas hasta que salga nuestro boat! Paciencia gente! Welcome to Vietnam. Cuando llega el barco nos colocan a la última fila, sin respaldo ni nada, como el ganado, aquí a los turistas no nos tratan demasiado bien.
Por fin llegamos a la isla, con ganas de tumbarnos un rato…. Inocentes!!! No sabeis lo que nos ha costado encontrar un sitio para dormir, todo estaba lleno, todo muy caro, hemos estado rato buscando para al final encontrar un hotel de chinos, cutre donde los haya por 28$, son una panda de “chorizo”, aquí en Vietnam vamos a tener guerra, lo tenemos claro, este primer raond lo han ganado ellos pero ya veremos mañana que tal!
La único bueno que tiene el hotel es que tiene una piscina y lo malo es que está llena de chinos, unos 30 aproximadamente, que seguro que la mitad de ellos se han hecho pipi dentro… aix!!!
Hemos ido a comer a un sitio bonito, delante de la playa, delante de los rocas, en una bonita puesta de sol, claro!! Comíamos casi a las 18.00 de la tarde.
Hemos dado una vuelta por la playa y al volver, era de noche, las estrellas invadían el cielo y nos hemos atrevido a bañarnos en la piscina del hotel, hemos comentado lo de los pipis, pero…. Que le vamos ha hacer… a por todas!!



TERCER DIA EN ISLAND RABBIT

A las siete de la mañana ya me han despertado los primeros rayos de sol. He salido del bungalow y me he dado un baño matutino, muy fresquito y me he sentado en la silla de casa día a leer unas horitas, acompañada por mis dos perritos negros, como cada día, unos se pone debajo de mi silla y el otro a mi lado. Sobre las diez a desayunar y a tumbarme al sol toda la mañana, disfrutando por fin de un sol radiante, de agua cristalina.
No tengo muy claro cuando nos iremos de esta isla, yo ya me siento de aquí, como si de ella no me pudiera mover. Conocemos a casi todo el mundo aquí: tenemos al Don Juan de la barra, es un refugiado de Afganistán que intenta ligar con la última extranjera que llega a la isla, por otro lado tenemos el grupo de seis finlandeses los cuales se emborrachan cada día, hacen una hoguera y se pasan el rato sin hacer nada, ni ríen ni lloran, tenemos otro grupo de cuatro formado por tres chicos y una chica, el chico rubio se ha liado con la chica, el que no se ha lavado en tres semanas cose, toca la guitarra, la harmónica, dibuja, es como si no estuviera, y el chico del pelo largo creemos que la noche anterior tubo tema con una rubia de otro grupo, pero no estamos seguras ya que no los hemos visto más juntos, y para acabar otro grupo de cuatro, dos chicos y dos chicas que no sabemos muy bien que parentesco tienen pero bueno, creo que ya hemos cotilleado suficiente.
Ha venido nuestra casamentera y nos ha echado del bungalow, tenía nuevos clientes, hemos comido al bar de Mister Sitges, como siempre y a las 16.00 nos hemos ido para Kep. Por el camino nos hemos encontrado a nuestra amiga Coni, que alegría!
En Kep nos alojamos por 10$ la guesthouse no mata, otra vez sin agua caliente ni WI-Fi ni free ni pagando, aquí este tema de internet no va muy bien, pero dice que tiene internet i computer free, ya veremos.
Decir que la estancia a Rabbit Island ha sido mágica para mi, le he cogido un cariño especial, yo ya no me hubiera movido de allí en todo los meses del viaje. Un trocito de mi corazón es para esta islita.
Hemos pasado la noche en Kep, en Kep Seaside Guest House, nos ha costado 10$, con agua fría, ventilador y sin Wi-Fi, una ganga vamos!! Pero los dueños son muy simpáticos y amables. Hemos ido a cenar al mercado del Cangrejo, hemos cenado en un sitio muy “chic” un pez fresco con una salsa como de queso (olía a pies) y una macedonia de frutas con miel, casi nos ha costado más la cena que dormir.



SEGUNDO DÍA EN ISLAND RABBIT

Por Dios que bien se está aquí!! Baño matutino en la inmensidad del mar en calma, desayuno de baggette con queso, te con sweet milk de avellana y un plato de piña!! Diooooooooooooooos!!! Que gustazoooo!!!
He estado todo el día tumbada en una hamaca leyendo mi nuevo libro, bañándome en la playa, hemos preparado un timeing para Vietnam, hemos comido en el restaurante del Mister Sitges, y sigo leyendo, observo la puesta de sol escuchando la Guardia  El mundo tras el Cristal) y con mis nuevos perros rodeándome, que más se puede pedir a la vida? No podría estar mejor.
Me equivoco, pero tiene fácil solución, antes de esta isla tengo que hacer algo, allí voy! Ha hacerme un thai massage, claro que si, es un enclave idílico para que te machaquen los tendones y te hagan petar hasta un huesecillo que no sabía ni que existía. Un masaje a diez pasos de la orilla del mar, oigo los pajaritos susurrar sus últimos cánticos del crepúsculo, me acaricia una suave brisa marina y el relajante oleaje de la mar suena a melodía. Cierro los ojos cuando aún quedan unos pocos rayos de luz, cuando se acaba el masaje ya es de noche y se escucha un estruendo del generador que aporta electricidad a toda la playa, y el cantico gregoriano de los pájaros han cambiado por mosquitos juguetones revoloteando a mi alrededor y picándome más de uno.
Después nos vamos a tomar algo en el “bar de moda” y compartimos mesa con dos adolescentes de unos veinte años finlandeses que viene del sud de Vietnam y nos cuentan sus batallitas y nos aconsejan.
Cenamos en el bar de Mister Sitges, como cada noche.
Anécdota del día: He abierto la puerta de nuestro baño “íntimo” el cual esta echo de ramas de palmera, y cuando iba a entrar veo a un chico camboyano que mete la mano por un agujerito que hay en el baño y abre la llave de paso del agua para rellenar el bidón de agua la cual utilizamos para tirar el agua por el wáter, limpiarnos las manos, “ducharnos”, etc., por lo tanto…. Gemma, corre a hacer un pis antes de que vuelva el chico a cerrar la llave de paso.
En el libro que estoy leyendo ahora, que me encanta y en algún que otro pasaje me siento muy identificada, hoy una frase que me gustaría compartir en este blog:
PARA HALLAR EL EQUILIBRIO DE BUSCAS DEBES TENER LOS PIES TAN FIRMEMENTE PLANTADOS EN LA TIERRA QUE PAREZCA QUE TIENES CUATRO PIERNAS EN LUGAR DE DOS. DE ESTE MODO PODRÁS ESTAR EN ESTE MUNDO. PERO DEBES DEJAR DE MIRAR EL MUNDO CON LA MENTE. TIENES QUE MIRARLO CON EL CORAZÓN. ASÍ LLEGARÁS A CONOCER A DIOS.



KOH TONSAY

Esta mañana nos hemos levantado prontito para coger un bus (2$) e ir a Kep y des de allí un boat (8$) para ir a una isla que nos recomendaron, se llama Koh Tonsay, la Rabbit Island. Es una islita muy pequeña, virgen, casi inexplorada, con nada que hacer, me encanta, un día de relax. Al llegar a la isla ya te dejan delante de los bungalows (7$/noche), son muy sencillos pero están solo a veinte pasos del mar, rodeado de palmeras, hamacas, un paraje idílico. Ideal para relajarse al sol y leer un buen libro. He empezado con el de COME, REZA, AMA.
Hemos desayunado y casi sin levantarnos de la silla hemos comido el lunch… hemos  conocido una pareja de catalanes, ella de llama Esther y el Joan, son de Balaguer. Hemos estado conversando, nos han estado aconsejando sobre Vietnam y hemos hablado sobre las guerras ocurridas en el sud-este asiático.
Sobre las 16.00 de la tarde, con remordimientos de no haber hecho nada de provecho en todo el día hemos empezado el que tendría que haber sido un tranquilo paseo por el camino que bordea la isla, era todo muy idílico y muy bonito, hemos encontrado unas cuantas chozillas que sus habitantes se dedican a la pesca, otras que estaban rodeadas de montañas de botellas de plástico vacías, otra pequeña comunidad de pescadores, estamos viendo una bonita puesta de sol y…. sorpresa, no hay camino! El camino termina en el mar. Eva intenta convencer a unos pescadores que se apiaden de nosotras y nos lleven a la zona de bungalows, pero ellos se niegan, les ofrece 1$ y se ríen y se siguen negando. Un pescador no dice que no metamos en el mar y vayamos siguiendo la costa  … que remedio nos quedaba? Pues nada, pantalones hasta la rodilla y a hacer de guerrilleras camboyanas. Me encuentro una rata flotando muerta en el mar, ya no es tan idílico como al principio. A los pocos minutos nos sigue una pequeña comitiva capitaneada por una abuela fumeta de unos 70 años, y sus dos nietas, una de ellas con un machete… entre nosotros, acojonaba, nos ha venido a la cabeza la película “Machete”, ya veíamos los titulares: “Dos turistas españolas linchadas por una diminuta niña camboyana con un machete de 40 cm”. Volvemos a encontrar camino, nos gruñen unos perros, y el sol va cayendo por momentos, el camino se vuelve a perder… tenemos que volver a ir por mar? No, oh!! My god! Pero que tensión!! Encontramos otro camino que se bifurca, cogemos el de la derecha y el sol sigue cayendo, está oscureciendo, ya llevamos dos horas perdidas por la isla, nos acordamos de la película de “la playa”, de la serie “the lost”, empezamos a correr…. Más deprisa… se nos pasan ideas por la cabeza, si nos alcanza la noche en medio de la nada, que hacemos? Tendríamos que ir a dormir en algún trozo de roca delante del mar, o no? Que nervios!! Seguimos corriendo…. Por fin!! Encontramos nuestra villa de bungalows!! Yes!!! Lo hemos conseguido! Siii!!!
Rápido, nos ponemos el biquini y baño nocturno para relajarnos y liberar tensiones! Y refrescarnos un poco que aquí no tenemos ducha.  Lo hemos conseguido.
Pero no podemos perder mucho el tiempo ya que es de noche y los generadores solo funcionan de 18.00 a 21.00. Nos vamos a cenar
Pero qué pasa? Nos habían dicho que era una isla tranquila y nosotras llevamos un estrés importante…
Cenamos en el restaurante de Sr. Sitges, le hemos bautizado por el pantalón de camuflaje y la camiseta super gay transparente de agujertios! Le Eva como unos cangrejos a la brasa y yo unos noodles con vegetales, y una cervecita, hoy es domingo y hay que celebrarlo. Luego vamos a otro bar, un poco más animado, éramos cuatro y dos camareros, un exitazo pero hay que aprovechar que aún está encendido el generador.
Llegada ya medianoche decidimos retirarnos a nuestros aposentos, en el camino de vuelta ya no había luz, y de pronto oímos a los perros gruñir y posteriormente ladrar, eran dos en concreto, y vienen hacia nosotras, que hago, pues nada, pasábamos por delante de un bar que ya estaba cerrado pero las mesas y sillas se han quedado puesta, primero me subo a la silla, pero los perros llegan igualmente, pues nada, encima de la mesa y los perros allí a mis pies, veo a Eva salir corriendo bordeando el chiringuito del bar por detrás, veo que la singuen, es la mía, salto de la mesa y me voy corriendo hacía el bungalow, oh!! Mierda, uno de ellos me sigue y sorpresaaa!!! Me coge del pañuelo y empieza a tirar de él, jajjaaa… es mi amigo perrito de color negro y una patita blanca, igual que tenía mi niña, y nada me quedo jugando con él, pero él quería jugar a tirar de mi pañuelo y yo no quiero que me lo rompa, pero que le voy a hacer, me encanta jugar con él, siempre que me ve me muerde los pantalones, o las chancletas, ya  es como de la familia.
Nuestro bungalow ya no tiene luz, por lo tanto bajamos la mosquitera y a dormir, mañana será otro día.
                                                llegndo a la pequeña isla


sábado, 19 de febrero de 2011

KAMPOT

Hoy por la mañana hemos llegado a Kampot, nos alojamos en Blissful Guesthouse, la habitación nos cuesta 5$ la noche, pero sin agua caliente. La comida del restaurante está muy buena y te regalan dos cervezas. La guesthouse está rodeada de un jardín muy bonito, con hamacas, mesitas, flores, árboles y por la noche encienden las lucecitas blancas.
Hemos cogido un tuk tuk que nos ha costado 8$ (un poco caro) y hemos ido a visitar una cueva con un pequeño templo dentro, hemos sido escoltadas por cinco niños camboyanos, los cinco nos querían hacer de guía, y más tarde está claro que todos querían cobrar 1$... madre mía, les hemos dado 1$ y que se lo repartan. Eran muy espabilados, hablaban muy bien el inglés.
Al volver al pueblo hemos paseado por el “malecón” a orillas del río y hemos observado la puesta de sol tomando un shake de zanahoria.
La guinda surrealista del pastel ha aparecido delante nuestro cuando nos hemos enterado que había un concierto de pop camboyano en una explanada, gente, que estamos de Fiesta Mayor!! Para allá que hemos ido! Hemos tomado una cerveza mientras retumbaba en nuestros oídos la música que ya nos está empezando a sonar, hemos tirado dardos a unos globos y nos ha tocado una botella de arroz destilado y hemos subido a la noria, a tope de integradas a la noche camboyana.
Ha habido un momento que nos hemos dado cuenta que estábamos en un concierto en Kampot, 1.500 camboyanos y nosotras dos, las únicas turistas, que nos observaban todos y nos hacían fotos, éramos la atracción del momento.
Y por último y más brutal… hoy he visto volar a una ninfa, era pequeñita y preciosa, ha sido un momento mágico (Eva dice que es un “burinot”, pero yo estoy segura que lo he visto bien).


                                             de concierto camboyano
                                                      en la noria a punto de arrancar

viernes, 18 de febrero de 2011

TOSTANDONOS AL SOL DE SIHANOUKVILLE

Por la mañana hemos desayunado en el Monkey Republic, yo dos sandwitchs de queso y piña…. Por dios, que cosa más buena! Y Eva dos creeps de banana y chocolate, no hemos tomado dos de cada por gulas sino por qué aquí los platos son muy generosos.
Hemos intentado comprar el ticket de bus en nuestra guesthouse para mañana ir a Kampot, la Eva les ha dado un billete de 20$ (el ticket vale 5$ cada uno) pues no nos lo han aceptado por qué una punta del billete estaba un poco roto. Hemos ido al bank para que nos lo cambiaran y nada, ellos lo han arreglado poniendo un poco de celo vegetal y andando, que como no éramos clientes suyos no nos cambiaban el billete. Al final hemos comprado los tickets para mañana en una agencia de viaje y les hemos colado el preciado billete de 20 pavos.
Nos hemos tumbado al sol de la playa con un mixet fruit shake, intentando relajarnos y leer un poco el libro de la CATEDRAL DEL MAR pero nos han abordado un sinfín de representantes comerciales como por ejemplo vendedores de pulseritas, fruta “fresca”, pedicura, manicura, depilación a cualquier parte de tu cuerpo a dos hilos, etc. Hemos dado un paseo y ahora mismo parezco una gamba tigre.
Por la tarde hemos visitado Victory Beach, nos ha encantado, una playa limpia, una bonita puesta de sol, un pedazo de bar que se llama Aeroport con un avión enorme en medio del bar. Luego hemos ido a la zona de bares y hemos alucinado, todo eran bares llenos de “laydies”, niñas jovencísimas a la espera de cazar a un farang, un auténtico putiferio.

                                               un día de playa...
                                             una familia entera buscando almejas
                                             comiendo en el REPUBLIC MONKEY
                                               puesta de sol en Victory Beach
                                             ¡¡¡ salta!!! salta conmigo....
                                             los bares de "laydies"...

jueves, 17 de febrero de 2011

SIHANOUKVILLE

Al llegar a Sihanoukville nos ha atacado una ola de tuk tukeros que nos querían llevar al pueblo por 4$ cada una, pero como somos dos chicas aplicadas y leemos la guía de la lonley planet como si fuera nuestra biblia nos hemos dirigido fuera de la zona de buses y ya justamente fuera hemos conseguido un mejor precio, 3$ para las dos. Perfecto! Hacia el Republic Monkey. Al llegar a la guesthouse le he dado al driver un billete de 5$ y abre la cartera y no tenía cambio, solo dos billetes camboyanos que no valen nada…. No te preocupes chico que ya voy a pedir cambio a la barra del bar…. Ah!!! Justamente se ha acordado que tenía algunos dólares sueltos… nada, que nos quería estafar haciendo ver que no tenía cambio y que le diéramos el billete de 5$ enterito…. Mmmm poco nos conoce!
La guesthouse está bien, los bungalows están correctos, pero sin agua caliente y con el WI-FI solo en la cafetería, el precio es de 10$ la noche. Hemos comido aquí mismo, unas broquetas de tomate, pimiento, cebolla y piña a la brasa and french fries, muy bueno.
Por la tarde hemos dado un paseo por la playa, que no nos ha gustado nada ya que estaba muy sucia y la mar muy revuelta, nada tiene que envidiar nuestro relindo mediterráneo. Hemos cenado por la zona de la playa…. Un fantástico pez hecho a la brasa, patatas “al caliu” y unas cervecitas a la luz de la luna llena y con la brisa del mar, aunque si hemos estado dos horas cenando han pasado unas 20 personas entre niños y mutilados pidiendo dinero, los mutilados te quita el sentido, un hombre sin las dos manos, otro hombre sin una pierna, otro sin las dos piernas que se iba desplazando arrastrado por las manos, etc. muy duro pero aquí en Camboya nos estamos dando cuenta que las mutilaciones y las malformaciones genéticas están a la orden del día.
Antes de volver a la guesthouse hemos pasado por Utopía, des de fuera se oía mucha música y parecía animado, conforme íbamos avanzando veíamos gente.... bien!! Y al entrar... sorpresa.... la gente que estaba en el local eran hombres extranjeros como nosotras y las chicas camboyanas... extranjero busca chica joven camboyana para copular, nos hemos ido con la música a otra parte.
La pequeña anegdotilla de hoy es que mientras mi compañera de viaje Eva estaba por entre los bungalows buscando algo de WI-FI para hablar con sus padres por el skype ha divisado un maldito roedor que entre cuerpo y cola hacia aproximadamente unos 30 cm o más que se dirigía para la cocina y la pobre aún está temblando!!



miércoles, 16 de febrero de 2011

Phnom Phen (segunda parte)

Esta mañana desayunamos en el restaurante de nuestra guesthouse. Hemos conocido a una pareja de austríacos y se han juntado con nosotras para hacer las excursiones de hoy.
En primer lugar hemos ido a una tienda y hemos comprado un saco de 50 Kg de arroz y unos caramelos (Sarita estos lo hemos pagado con parte del dinero que nos diste). El tuk tukero nos ha llevado a un orfanato, Cambodian Light Children Association, C.L.C.A. (www.cambokids.org). Este orfanato es muy diferente al de Battambang. Los niños estaban más sucios y poco organizado. Los niños al vernos han venido en seguida, nos preguntaban nuestro nombre, como estábamos, nos cogían de la mano, se abrazaban a nuestra pierna, nos tocaban… nos han enseñado donde duermen, las aulas, la cocina y el comedor, etc. Viven muy humildemente y se percibe la falta de cariño que tienen. Han sido encantadores. Cuando les dábamos los caramelos, ponían las manos juntitas nos daban las gracias, recibían el caramelo y se quedaban sentaditos, nadie le quitaba el caramelo al de al lado, todos esperaban pacientemente su turno.
La visita de hoy ha sido un poco triste y la verdad es que no he prestado mucha atención ya que tanto sufrimiento me hace que me encoja solo pensar que hay gente que tiene tanta maldad en su corazón.
Durante los 3 años 8 meses y 20 días que estuvieron en el poder los Jemeres Rojos dirigidos por Pol Pot murieron aproximadamente 1,7 millones de personas.
En Phnom Phen encarcelaban a los presos en la S-21, allí los torturaban y les hacían mil atrocidades para después de obtener sus confesiones llevarlos a los campos de la muerte de Choeung Ek, donde para ahorrar en balas a menudo morían con un machetazo en medio de la cabeza. Ahora mismo Choeung Ek está convertido en un jardín con árboles, con una estupa en medio donde se encuentran siete u ocho pisos de vitrinas llenos de cráneos. Detrás de la estupa hay terreno el cual en época de lluvias siguen saliendo huesos humanos y restos de ropa. En fin, que contar más?
Después hemos visitado el mercado Ruso, la ropa de muy mala calidad y precios demasiado elevados, no hemos comprado nada.

                                                     jugando con una peque
                                                los niños con el saco de arroz de 50 Kg
                                             eva y astrid repartiendo caramelos